23 de feb. de 2011

LÁMPARA QUE ILUMINA LAS TINIEBLAS DE LA VIDA

INTRODUCCIÓN: Texto bíblico principal: Salmo 119:105
1. Este mundo de inseguridad, inestabilidad e imprevisible puede ser comparado a tinieblas que no conseguimos ni al menos saber de dónde venimos y adónde vamos.
2. Esta vida de dolor, angustia y sufrimiento se compara a densas tinieblas que cubren la visión humana imposibilitando ver salida o esperanza.
3. Este mundo está saturado de inmoralidad, injusticia e iniquidad dominado por los poderes tenebrosos que son las fuerzas espirituales del mal (Efesios 6:12).
En este entorno sin luz, dominado por las huestes tenebrosas donde la gente a tientas, como borrachos tambaleando-se sin rumbo (Job 12:25), hay necesidad de una luz de gran alcance. Vamos estudiar acerca de esta luz:

I. LA BIBLIA ES LA PALABRA DE DIOS COMPARADA A LUZ EN MEDIO DE LAS TINIEBLAS – Salmos 119:105
1. La Biblia es un libro sobrenatural que vino del Cielo preparada por el Padre de las luces (Santiago 1:17).
2. La Biblia es un generador de luz para que veamos la circunstancia que vivimos.
3. La Biblia es la Palabra de Dios, una luz en este oscuro mundo; la Biblia nos da seguridad, protección y dirección.

II. LA BIBLIA ES LÁMPARA PARA LOS PIES DE LOS QUE LA UTILIZAN EN MEDIO A LA OSCURIDAD – Salmos 119:105
1. El salmista compara la Biblia con una lámpara en un lugar oscuro donde existe la posibilidad de tropezar, caer y sufrir una lesión.
2. El salmista indica la Biblia como una lámpara para los que caminan en la oscuridad de la duda, en la incertidumbre da la vid temiendo al futuro.
3. El salmista presenta la Biblia como una fuente de luz a los que están en la oscuridad de la indecisión, de la confusión y del malestar.

III. LA BIBLIA ES LUZ QUE ALUMBRA LA DIRECCIÓN CORRECTA A LOS QUE DESEAN SALIR DE LAS TINIEBLAS – Salmos 119:105
1. No sabríamos cual es el camino correcto adoptar para salir de la oscuridad si no fuera por la Palabra de Dios.
2. No sabríamos, al menos, caminar por la senda correcta si la Biblia no lo alumbrara.
3. No sabríamos controlar correctamente la vida tortuosa de subidas y bajadas, con curvas peligrosas, puentes estrechos, bajadas resbaladizas y escarpadas subidas sin la iluminación de la Palabra de Dios.

CONCLUSIÓN:
1.  La luz de la Palabra de Dios ayuda a percibir las dificultades del viaje hasta el cielo. Ilustración: Después de visitar a una familia en una granja, el pastor debería ir a la estación tomar el tren de regreso a casa, era noche oscura y llovía muchísimo. El granjero le prestó una linterna y le dijo: “Es para ayudarle a ver mejor el camino y guardarlo de caer en alguna zanga”. Y agregó: “¿Ves aquellas luces en la distancia? Allá queda la estación del tren. Siga siempre la dirección de la luz. La linterna te proporcionará luz para cada paso y el resplandor en la distancia le indicará la dirección a seguir”. El resplandor lejano ayuda a no perder la dirección correcta y las luces de linterna alumbra el camino por donde andamos dando seguridad para cada paso hasta llegar adonde no habrá más noche cuya luz de Dios brillará continuamente (Apocalipsis 22:5)
2. La luz de la Palabra de Dios disipa las tinieblas espirituales de tu vida que quieren llevarte al valle de la sombra de la muerte.
3. La luz de la Palabra de Dios te ayuda a evitar las trampas del príncipe de las tinieblas, a caminar firme y confiadamente, sin causa razonable para tropezar aunque estés acosado por las tinieblas de la maldad.

INVITACIÓN:
1.  Permita que la Palabra de Dios se haga luz en tu vida.
2.  Permita que la Palabra de Dios sea una lámpara a tus pies.
3.  Permita que brille la Palabra de Dios en tu viaje al cielo.

Pr. Heber Toth Armí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada