12 sept. 2011

LA TORRE DE BABEL REVELA LA INTENCIÓN HUMANA DE ALCAZAR AL CIELO


INTRODUCCIÓN: Texto bíblico: Génesis 11:1-9
1. Este texto explica el origen da las distintas naciones.
2. Este texto responde el motivo de la diversidad de los idiomas.
3. Este texto presenta advertencias de Dios para los días actuales.

I.   EN LUGAR DE OBEDECER, LOS SERES HUMANOS SE ESFUERZAM PARA DESOBECER A DIOS – Génesis 11:1-4
1. El propósito de Dios era que la raza humana tuviese una sola lengua y unas mismas palabras.
2. El propósito de Dios era que los seres humanos habitasen por toda la tierra. Dios es a favor de la unión que propaga el bien, pero no de la unión en rebelión contra Él.
3. El propósito de Dios fue ignorado cuando los seres humanos se unieron para construir una ciudad y una torre (un imperio grande y poderoso) para que no fuesen esparcidos sobre la faz de la tierra.

II. EN LUGAR DE EXALTAR AL SOBERANO DIOS, LOS SERES HUMANOS SE EXALTAM A SI MISMOS – Génesis 11:4
1. Dios da al ser humano recursos, habilidades y sabiduría; pero ellos atribuyen a sí mismos la gloria de sus inventos, proyectos y construcciones.
2. Dios es creador y soberano; sin embargo, desde que Satanás sugirió a Eva la probabilidad del ser humano ser como Dios (Génesis 3:5), las personas se han esforzado por transformar esa ilusión en verdad.
3. Dios ha dado a Su Hijo Jesucristo para, humildemente, morir en una cruz; ofreciendo así, salvación al pecador; pero este busca construir un nombre y ganar fama para despreciar el nombre de Jesús que tiene el nombre sobre todo nombre (Filipenses 2:8-10).

III. EN LUGAR DE DEPENDER DE DIOS PARA LLEGAR AL CIELO, LOS SERES HUMANOS LUCHAN CON SUS PROPIAS FUERZAS PARA LOGRARLO– Génesis 11:4-9
1. La religión instituida por Dios siempre ha sido por gracia y por los méritos de Cristo, nunca por méritos o esfuerzos humanos (Hechos 15:10-11); por lo tanto, el ser humano siempre tuvo dificultades para aceptar esa forma de religión.
2. La religión presenta el plan de Dios de llevar al ser humano al cielo (Génesis 5:24), sin embargo, ellos quieren llegar al cielo con sus propios recursos, sin depender de la gracia divina.
3. La religión cristiana es simples, en que la salvación es dada por fe y no por obras; en contraposición, desde la Torre de Babel los diversos pueblos en el mundo se han desviado para religiones inventadas en su imaginación pecaminosa y actitudes creadas para ese fin, basada en obras.

CONCLUSIÓN:
1. La arrogancia, la rebelión y la obstinación de los seres humanos no impiden la realización de los planes de Dios: La diversidad de las lenguas de los constructores de la Torre de Babel que anhelaban construir un imperio en un punto geográfico los distribuyeron según el plan de Dios.
2. La arrogancia, la rebelión y la obstinación humana atraen la intervención de Dios: Dios está atento a este mundo, cuando las personas están yendo rápidamente para la destrucción, Él interfiere misericordiosamente en sus planes.
3. La arrogancia, la rebelión y la obstinación de los pueblos falsifican a la verdadera religión: Estas características rechazan los planes de Dios y exaltan las propias obras y creencias religiosas inventadas por mentes humanas.

REFLEXIÓN:
1. Tenga cuidado para no tomar parte de los que buscan la fama oponiendo-se a la soberanía de Dios y a sus propósitos.
2. Tenga cuidado en no involucrar-se en proyectos que exaltan la gloria y la arrogancia humana que pueda atraer la actuación contraria de Dios.
3. Tenga cuidado de no participar de religiones que luchan con su propia fuerza y sus propios recursos para alcanzar al cielo, pues Dios ha previsto una forma que es la única que posibilita al pecador llegar al cielo.
Pastor Heber Toth Armí

1 comentario:

  1. Bueos días Pastor Heber, gracias por este resumen tan completo y tan apropiado para la Iglesia de hoy.Es una excelente reflexión y tiene una gran aplicación para nuestra generación pos moderna, me gusto mucho el Bosquejo presentado y lo voy a utilizar mis predicaciones y en reflexiones posteriores.Bendiciones y mil gracias.
    Cordialmente.
    Rigoberto Gómez E.

    ResponderEliminar