20 oct. 2015

APRENDIENDO DE LA FIDELIDAD DE LOS RECABITAS


INTRODUCCIÓN: Texto bíblico: Jeremías 35

1. ¿Qué es la fidelidad? Es la característica de los que son fieles en su fe o creencia.
2. ¿Quiénes son los recabitas? Los recabitas, de la casa de Racab, eran un pueblo que vivió en tiempos del Antiguo Testamento, originarios de ceneos (I Crónicas 2:55). Ellos eran de la linaje de Hobab, cuñado de Moisés – de la familia de Jetro (Jueces 1:16). Ellos tenían un líder de gran influencia que los condujo a prácticas no negociables. Fueron fieles a Jonadab.
3. ¿Quién es usted?
a) Muchos son fieles, a medida que no hayan sido probados. Estos cuando sometidos a las pruebas son desaprobados.
b) Muchos otros son fieles incluso cuando presionados por las pruebas más duras de la vida.

Como el pueblo de Dios iba de mal en peor, obstinado en la desobediencia y en la infidelidad, Dios pide a Jeremías que demuestre lealtad a la voz de Jonadab, que había muerto hacia unos 300 años. Incluso hoy en día Dios nos confronta con la perseverancia y la lealtad de este pueblo.

I. LOS RECABITAS NOS ENSEÑAN ACERCA DE LA LEALTAD – Jeremías 35:6-10

Jeremías llama a los recabitas para mostrar al pueblo de Dios, de todos los tiempos, un verdadero ejemplo de lealtad. Jonadab, un líder sabio e influyente, había dado instrucciones a su pueblo, que durante 300 años siguieron sus enseñanzas, aunque sin su presencia.

1. Lealtad es el reconocimiento de los principios enseñado por alguien: Dios ha dejado principios sabios a Su pueblo, pero los recabitas fueron siendo más leales a un hombre muerto que los israelitas a un Dios vivo.
2. Lealtad requiere la persuasión: Jonadab les dejó sus principios, éstos se pasaron persuasivamente de padres a hijos. Es en el entorno familiar que la lealtad de los estándares aparece o desaparece. En medio del pueblo de Dios no había lealtad a los principios divinos.
3. Lealtad puede ser costosa: Los recabitas fueron llamados por Jeremías para ir al templo para ser juzgados ante los líderes religiosos de la casa de Dios.

II. LOS RECABITAS NOS ENSEÑAN LA PERSEVERANCIA – Jeremías 35:2, 5-7

Los recabitas aprendieron de Jonadab un par de cosas:

a) No beber vino, que promueve la disensión, la inmoralidad y divisiones.
b) No edificar casas, por lo que era más fácil de escapar cuando venían invasores.
c) No plantar en el campo para no estar unidos a los bienes materiales.

El profeta Jeremías preparó copas llenas de vino y ordenó a los recabitas a beber en el templo delante de los líderes religiosos infieles. No era propósito de Jeremías enseñar a la gente a beber vino, pero contrastar la obediencia de los recabitas con la de los israelitas que no obedecían a su Dios.

1. La perseverancia debe estar basada en la Palabra de Dios y no en las emociones: La verdadera religión no se basa en la emoción, sino en el conocimiento racional de Dios y Su Palabra.
2. La perseverancia sólo hay cuando uno está convencido de lo que cree: El pueblo de Dios muy a menudo tiene vergüenza de ser lo que dice ser. El pueblo de Dios profesa una cosa y vive otra. Los recabitas eran convictos y perseverantes en lo que un hombre los enseñó.
3. La perseverancia es mantenerse firme cuando todo es opuesto: Los recabitas buscaron refugio en Jerusalén, si se oponían a la solicitud de Jeremías estaban en riesgo de ser expulsados (v. 11). Sin embargo, perseveraron ante esta prueba; y, el pueblo de Dios a menudo no tenía razones para desobedecer a Dios y descaradamente Le desobedecía.

III. LOS RECABITAS NOS ENSEÑAN FIDELIDAD – Jeremías 35:8-10

La lealtad y la perseverancia son la base de la fidelidad. Los recabitas triunfaron en la prueba y avergonzaron al pueblo de Dios con su lealtad y perseverancia en los mandamientos de Jonadab. Debemos aprender que lealtad y perseverancia están antes que la fidelidad.

1. Fidelidad sólo existe cuando uno tiene oportunidad de ser infiel: Sin el libre albedrío no hay fidelidad. Dios nos deja libre para elegir, así desarrollamos nuestro carácter.
2. Fidelidad es una cuestión de decisión lógica: El que depende de la emoción es inestable. Para ser firme y convencido uno debe desarrollar la convicción por la decisión racional. Los recabitas decidieron ser fieles y así fueron. Ellos dieron la razón de su decisión (v. 6).
3. Fidelidad nos da firmeza, la infidelidad nos hace flojos: Los infieles andan de acuerdo con las circunstancias, los fieles de acuerdo a sus creencias.

CONCLUSIÓN:

1. Fidelidad en cualquier situación es posible solamente a través del temor reverente y la confianza en Dios (Jeremías 35:13).
2. Fidelidad en cualquier situación es lo que un Dios amoroso y fiel espera de aquellos que se comprometen con Él (Jeremías 35:14-16).
3. Fidelidad en cualquier situación recibe la aprobación y la bendición de Dios, mientras que la infidelidad trae maldición (Jeremías 35:17-19).

Realizado por Pastor Heber Toth Armí
Traducido por Elena Costa

3 comentarios:

  1. Dios les bendiga está historia nos confronta y vemos una realidad que esta sucediendo en la vida del crecreyenté que fue llamado por un Dios cuya promesas es inquebrantable y nos enseña a estar firmes no importa lo que suceda Dios siempre nos guardara su palabra dice que los que confían en Jehová son como el monté dé Sion nada los moverá por que el que guarda a Israel no se dormirá ya que Dios es Fiel y Verdadero por siempre

    ResponderEliminar
  2. Es una verguenza para todo aquel que se hace llamar cristiano que con una pequena prueba se van corriendo y a veces hasta maldicen a Dios,pero Dios nos pone este relato para que podamos entender que es el que nos prueba y si el nos prueba es porque nos ama y quiere saber quien es digno de llamarce su hijo.
    Dios nunca nos va a dar una prueba que no podamos sobrellevar.
    porque esta prueba que estas pasando no se compara con la bendicion que te vendra si la resistes.
    Rev.Luis Nunez

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno e interesante
    Bendiciones buen tema

    ResponderEliminar