4 mar. 2014

PEDID, BUSCAD Y LLAMAD: IMPERATIVOS ANTE LAS IMPOSIBILIDADES


INTRODUCCIÓN: Texto bíblico: Mateo 7:7-8

1. Hay dificultades que impiden a cualquier persona de vencer, desde el más fuerte hasta el más experto.
2. Existe la esperanza de superar las dificultades de la vida y alcanzar éxito sólo en Jesús, esta esperanza es accesible a todos.
3. Hay un Dios que hace por aquellos que Le buscan lo que ellos mismos no pueden hacer. Por lo tanto, tu búsqueda personal es lo que te dará significación a tu vida; tus metas y tus objetivos te unen a tu destino; tus sueños, tus propósitos y tus blancos absorberán tu energía y tu accionar, pero sólo Dios tiene la solución para las dificultades del camino.

I.  NECESIDADES, LIMITACIONES, POBREZA U CIRCUNSTANCIAS ADVERSAS NO SON OBSTÁCULOS PARA DIOS:

1.  Jesús sabe que en este mundo muchas cosas nos impiden de avanzar en la vida, por lo que aconsejó a los cristianos a pedir ayuda a Quien puede ayudar.
2. La solicitud no está mal, no es vergonzoso, ni insolencia, es el reconocimiento de la propia necesidad, que solo la resuelve la grandeza de Dios.
3. “Pedid” es el orden de Jesús, y “se os dará” es la respuesta. Dios es el único que puede suministrar toda la necesidad si la reconoces y pides ayuda. Sólo “el que pide, recibe”.

II. PERDERSE O PERDER ALGO PUEDE SER UN GRAN PROBLEMA PARA EL SER HUMANO, PERO NO LO ES PARA DIOS:

1. Perderse o perder algo revela la limitación y la incapacidad humana, sin embargo esto no debe llevarnos a la desesperación, porque Dios está disponible todo el tiempo.
2. Estar uno perdido en el tiempo, en la vida, en el trabajo o haberse perdido la fe, el amor, el empleo o la familia, no es un caso sin esperanza para Dios. Nada escapa a Su control.
3. “Buscad” es el mandato de Jesús, “y hallaréis” es Su respuesta. Buscad a Dios y Él os guiará, Su Palabra dice que “el que busca, encuentra”.

III. LAS PUERTAS DE LA VIDA PUEDEN ESTAR CERRADAS Y NO HABER VENTANAS QUE PASAR, PERO NADA PUEDE DETENER A DIOS DE ABRIRLA:

1. Problemas, desafíos, obstáculos, etc., pueden ser puertas cerradas para nosotros que vivimos en este mundo injusto y miserable, pero nada impide el avanzo del cristiano.
2. La falta de recursos o de oportunidades, de habilidad o de creatividad, nada impide que Dios opere en la vida de Sus hijos.
3. “Llamad” es el mandato de Jesús, “y se os abrirá” es la respuesta divina. Ninguna puerta hay que Dios no pueda abrir. Sin embargo, el hecho de que “al que llama, se le abre” no hay manera de derrotar a un siervo de Dios.

CONCLUSIÓN:

1. El que cree en Dios no se da por vencido: El éxito es de aquellos que persisten hasta lograr la recompensa correspondiente a la dedicación de la siembra; porque piden ayuda a Dios cuando las cosas van mal.
2. El que cree en Dios no retrocede: La victoria es de aquellos que supieron sembrar y luego cosechar, que supieron hablar y pedir lo que necesitaban, reconociendo su debilidad e incompetencia, buscando a Dios cuando reconocieron su incapacidad.
3. El que cree en Dios no es derrotado: Las puertas del infierno no prevalecerán contra un hijo de Dios. Victorioso y próspero es el que sabe golpear confiando en el poder que derrumba cada puerta cerrada, sin detenerse ante los obstáculos. 

APELACIÓN:

1. Avance diariamente confiando en Dios y en Sus provisiones.
2. Conquiste con valor confiando en Dios y Su poder.
3. Vence siempre confiando en Dios y en Sus promesas.

Pr. Heber Toth Armí
Traducido por Elena Costa
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario