2 may. 2013

¡VIVA LA DINÁMICA DEL VERDADERO DISCÍPULO BÍBLICO!


INTRODUCCIÓN:

1. No todo el que dice ser cristiano es un discípulo de Cristo, pero cada discípulo es un verdadero cristiano. El que no da la prioridad a Cristo en todo lo que hace y en todo el tiempo no puede ser considerado discípulo de Cristo.
2. No todo cristiano va ir al Cielo, sólo el discípulo cristiano, que es el apogeo del verdadero cristianismo instituido por Cristo. Desafortunadamente no todos los que aceptan el cristianismo, verdaderamente aceptan a Cristo y Sus principios de vida.
3. No todo discípulo es un verdadero discípulo de Cristo, es exactamente por eso que el evangelista y discípulo Juan señala tres puntos característicos del verdadero discípulo de Cristo.

I. PERMANECER EN CRISTO CON PERSEVERANCIA – Juan 8:31

1. Poner a Cristo en el corazón es una cosa sencilla, permitir que Él domine siempre todo el corazón es una cosa distinta.
2. Permanecer es nunca alejarse, permanecer en Cristo es nunca vivir sin Él y Sus principios de vida.
3. Permanecer en Cristo implica constante renuncia del YO (de sí mismo), porque el Yo nunca deja de exigir su lugar de nuevo.

II. ESTIMA A LAS PERSONAS POR LAS CUALES CRISTO DIO LA VIDA – Juan 13:34-35

1. Apreciar las almas por las cuales Cristo dio Su vida es una característica fundamental del cristianismo bíblico.
2. La pasión es un sacrificio hecho por amor, que implica dolor y sufrimiento que nunca superan el placer de amar, por lo que se dice “La Pasión de Cristo”.
3. Amor por todo tipo de personas, incluyendo aquellas que rechazan el amor, adquiere únicamente el que anda siempre con Aquel que dio su vida por ellas.

III. PRODUCE BUENOS FRUTOS EN CUALQUIER ÉPOCADE LA VIDA – Juan 15:8

1. Dar prioridad a Cristo en todo momento, más que la vida misma es depender por completo de Él para hacer cualquier cosa con el fin de producir buenos frutos en todo lugar y en cualquier situación.
2. Para producir buen fruto es necesario permanecer conectado a la vid verdadera que es Cristo, lejos de Él se pudren los frutos o se agria.
3. Para dar buen fruto, uno debe estar colmado de amor, del amor que viene del Cielo, lleno de justicia, bondad y misericordia.

CONCLUSIÓN:

1. El que no permanece en Cristo, esquivándose de Él en situaciones difíciles, con sus propias actitudes niega que no es un verdadero discípulo de Cristo.
2. El que no tiene pasión por las personas por quienes Cristo dio Su vida en la cruz del Calvario cruelmente no sabe realmente lo que significa ser un discípulo de Cristo.
3. El que no lleva buen fruto, en cualquier época del año no se puede decir ser un verdadero seguidor de Cristo.

APELACIÓN:

1. Permaneced en Cristo, Él es la prioridad en cualquier lugar y en cualquier situación.
2. Aprecie y ame a las personas que Cristo, tan apasionado, les dio la vida.
3. Producid buenos frutos en todas las estaciones de la vida, ya se climas favorables o adversos.

Pr. Heber Toth Armí
Traducido por Elena Costa

No hay comentarios:

Publicar un comentario